¿Eres un creativo del futuro?
3 de junio de 2021
Alimenta tu fe y no tu miedo
11 de enero de 2022

Siempre hay algo por decir

Por Mónica Mejía. Estratega de Marcas

Antes de empezar a leer, vamos por tres minutos, contados con cronómetro para responder esto: ¿Si pudiéramos ser cualquier cosa en el mundo, cualquiera, qué seríamos?

3,2,1 arrancamos

[RESULTADOS POR DENTRO]

Escribir es una forma de ser auténticos, en mis palabras… crudamente honestos, y se los advierto señoras y señores, cuando nos mostramos desde lo que somos, conectamos con el otro. Es extraño, pero la fórmula, es salirse de la fórmula.

Pero bueno, se supone que hoy debo estar aquí para hablar de la importancia de ser contundentes con la voz de las marcas; así que les propongo algo, antes de esto déjenme ser yo y déjenme decirles que, al de escribir para alguien, diseñar ó publicar para alguien, debemos entender qué de nosotros le dará vida a esa marca, porque es imposible que algo de cada uno de ustedes, no le de vida a ellos.

Vamos con algo fácil.

Preguntarles ¿quiénes son? sería tirar una pregunta al aire que yo llevo años tratando de responder. Por eso jamás sería tan loca como para hacerlo.

Pero la voy a cambiar por una que me encanta: ¿Cuál es tu magia?

Yo creo tener indicios.

[RESULTADOS POR FUERA]

Teniendo claro qué es eso que haces tú y que sólo puedes seguir haciéndolo tú, entenderás cómo tu tono le ayudará a hablar a las marcas. Todo lo que tocamos queda con nuestra huella, TODO.

Entonces, ¿por qué no darles a las marcas la fuerza que sólo nosotros somos capaces de imprimirles? ¿Ese toque de magia del que hablamos?

¿Y saben cuál es su toque?

Encontrar el de ellos.

¿Les di la vuelta, cierto? ¡¡¡Entiéndanme por favor!!! Soy prácticamente una sermoneadora y con el objetivo de dejarles el mayor número de mensajes en este espacio.

Encontrarse a ustedes, es ayudar a identificar esas voces que llegaron a nosotros porque nos creen.

¿Y qué sigue entonces?

Hablemos con ejemplos puntuales:

¿Creamos para una marca como New Way?

¿Una que ha sacado de las calles a un montón de chicos y les ha presentado la verdadera adrenalina en el deporte?

Entonces ahí encontramos pasión. Y eso le da el permiso de ser una narrativa expresiva, entusiasta con temas que le gusta, honesta y súper enfocada a la acción.

¿Es una marca tan peculiar como Nova?

Entonces no tengamos miedo en poner nuestro toque para que la marca hable con esa honestidad, con las sorpresas de desmitificar creencias, en llevar la corriente porque tiene claro que el viento, va para otro lado.

¿Somos como Gorah?
¿Una marca que no tiene miedo a poner una cinta donde nadie lo había puesto?
Entonces nuestra magia al escribir y diseñar, se debe llenar con su autenticidad, porque es una marca genuina y podemos ser igual de honestos y transparentes.

¿Quién dijo hacer lo mismo?

La vida nos pone cosas en el camino que nos hacen diferentes. Y por eso, desde el principio, les recalqué lo importante de imprimir lo que somos cada uno en Álmago.

Hoy somos las experiencias que hasta hoy hemos tenido, los retos hasta hoy, la vida hasta hoy; y es clarísimo que nuestras vidas serán súper distintas en un año y seguramente nuestra voz y la de las marcas que manejamos, también.

Para ustedes llegarán viajes, hijos, oportunidades, cambios de rutina. Y para las marcas vendrán nuevas colecciones, llegarán productos, saldrán cosas del portafolio. Y eso los pondrá en un punto distinto.

Yo soy una nena de relaciones largas. Personales y laborales. Y ese ha sido mi toque. Ponerme desde lo que yo soy para mostrarle al otro, espejitos en los que refleje y potencie lo que es.

Mi magia ha sido pensar que no digo ó hago lo mismo por años, sino que cada nueva campaña se crea desde un momento distinto, desde una cultura que cambia con cada nueva persona que entra a una Compañía, que yo nunca podré crear un texto igual dos veces, porque no soy la misma ni estoy en el mismo lugar dos veces.

¿Saben por qué lo digo?
Levante la mano el que se identifique: una nueva semana, una nueva parrilla, el mismo portafolio. ¡No sé qué más decir!

Déjenme decirles que siempre… Siempre hay algo por decir.